Historia
PLACA DE PLATA PREMIO INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD ALPINA DE PINZOLO

En 1972, y tras regresar de una operación de auxilio muy difícil, Angiolino Binelli, jefe de la estación de Auxilio alpino de Pinzolo, decidió que era necesario premiar a los que arriesgan su vida por los demás.  Así nació el Premio internacional de solidaridad alpina de Pinzolo que, desde entonces, premia todos los años a una persona que se ha distinguido en el ámbito del salvamento alpino.

La Placa de plata se inspira en la sencillez y en la llaneza de la gente de montaña y en los principios de la auténtica solidaridad humana; quiere premiar a los que, sin pedir nada a nadie, abandonan su casa, su trabajo y su familia para acudir a los lugares donde alguien puede necesitar su ayuda.

El premio se puede entregar también a los médicos, a los dirigentes de los servicios, bomberos, guías alpinas, civiles y militares o incluso a un periodista que haya destacado los esfuerzos, los riesgos y los sacrificios que se realizan para salvar a los alpinistas en peligro.

Un comité evalúa con seriedad todas las propuestas que llegan anualmente a la sede de Pinzolo y elige, de acuerdo con su propia responsabilidad y conciencia, al premiado del año.  El reconocimiento consiste en una Placa de plata y en una medalla de oro donde figura grabado el motivo de la asignación.

Este reconocimiento simboliza el valor humano y moral de los que se sacrifican por los demás.
Desde su 25ª edición el premio goza del Alto patrocinio del Presidente de la República y de una bendición especial del Pontífice, hecho que reconoce el importante significado moral y civil de esta manifestación.